Artículos

Mujeres arriba de la Cleta está en desacuerdo con proyecto que nos “saca” de las calles

Publicado en Jueves, 14 Abril 2011 Escrito por Cynthya Silva

Santiago, abril 14 de 2011.- Hoy llegamos a nuestros trabajos pedaleando como todos los días, en nuestra ruta vimos decenas de ciclistas pedaleando para trasladarse, más cada día, como viene ocurriendo hace años.

Como peatones o ciclistas somos parte de Macleta y trabajamos a favor de seguir educando a quienes se transportan en bicicleta y a quienes comienzan a hacerlo, participando en mesas de trabajo para conseguir más espacios, investigando, aportando, pedaleando, caminando…

El miércoles 13 de abril estuvimos en un despacho en directo para TVN donde se debatió sanamente concluyendo que el “problema” (ya que creemos es sólo una creación de niveles cinematográficos) entre peatones y ciclistas no es más que la falta de espacios para ambos y el exceso de espacios para los automóviles.  Peatones y ciclistas coincidimos en esta afirmación.

Hoy, para nuestra sorpresa nos encontramos con el que podría ser, a nuestro juicio, un retroceso:  un grupo de parlamentarios, todos de la UDI, presentaron un proyecto de ley que pretende modificar la Ley N° 18.290 de Tránsito incorporando un nuevo inciso  al artículo 129 que indica lo siguiente:

“Se prohíbe asimismo a los peatones transitar por ciclovías, como también a ciclistas transitar por calles o avenidas. Pero si en la zona donde se pretendiere transitar a través de bicicletas no existieren ciclovías, se podrá circular por la acera con la debida diligencia y cuidado”.

Mujeres Arriba de la Cleta trabaja desde el año 2006 en pro de la educación en el ciclismo urbano.  Dentro de nuestras iniciativas contamos con 2 escuelas de ciclismo urbano (actualmente se realiza la quinta versión) tanto para mujeres que no saben pedalear (Escuela Aprende a Pedalear) como para quienes desean aprender a circular en el tránsito (calles) concientes y seguras (Escuela Bájate de la Vereda).

Luchamos y trabajamos a diario para que la bicicleta sea considerada como un modo de transporte, se le dé facilidades y se promueva su uso favoreciendo también la salud de las personas, la descongestión, descontaminación y una mejor calidad de vida en las ciudades.

Hoy, con angustia constatamos cómo una vez más, parlamentarios de la UDI, en nula sintonía con l@s ciudadan@s y sus necesidades, pretenden confinar a los ciclistas a espacios intransitables, obligarnos a faltar el respeto a peatones y ceder por completo nuestro derecho a usar las calles que con nuestros impuestos pagamos.

Nuestra organización repudia y expresa su más profundo malestar frente al proyecto de ley ingresado al parlamento el día 14 de abril por parlamentarios UDI (Pedro Pablo Álvarez-Salamanca, Nino Baltolu, Eugenio Bauer, Sergio Bobadilla, Alejandro García-Huidobro, Gustavo Hasbún, Celso Morales, Iván Norambuena, Manuel Rojas y Enrique Van Rysselberghe), y declara que atenta contra la seguridad de peatones, desincentiva el uso de la bicicleta e incrementa la inequidad en la repartición de los espacios viales existentes  otorgando la totalidad de las vías para uso exclusivo de motorizados.

Además ante esta iniciativa Macleta plantea  que:

- Es necesario darle preferencia a la bicicleta en el espacio vial, si de verdad se quiere promover los medios de transporte no motorizados.

- La calzada es la forma más directa, rápida y segura de moverse en bicicleta.

- Actualmente a los automóviles, principales causantes de graves problemas urbanos como la contaminación, congestión y accidentes de tránsito, se les destina más del 70% del espacio vial, cuando en ellos se realizan menos del 30% de los viajes.

- Esta ley perpetúa la mirada autocentrista de la ciudad: quitar de la calzada a los ciclistas para darle más espacio a los automóviles, darle al ciclista el espacio que "sobra" dentro del espacio público construyendo ciclovías donde "caben", y relegar a ciclistas y peatones a un mismo espacio.

- Pone en riesgo tanto a ciclistas como peatones.

Según antecedentes reunidos por Macleta en una investigación del uso de la bicicleta esto es más complejo si lo pensamos desde un análisis con una mirada de género, ya que si no se obliga a las instituciones del estado y/o municipios a la construcción de ciclovías, no se efectuarán.  Por otra parte, si no se plantean observaciones de las mujeres ciclistas a estas mismas ciclovías, que señalan necesidades específicas para ellas, las pocas iniciativas serán fallidas o continuarán siendo insatisfactorias para lograr el pleno acceso de las mujeres al transporte en bicicleta.

Si consideramos que por parte de esta iniciativa de ley, el uso de ciclovías es obligatorio donde las hubiere, se obliga, de paso, al uso de algo inadecuado para las mujeres, lo que puede generar un efecto contrario a la promoción.

Actualmente, para las mujeres, las ciclovías:

-          Son lentas, porque tienen mal diseño, y usan rebaje de solera, lo que obliga a una constante disminución de velocidad en el uso. Esto, en contra de la necesidad de las mujeres de optimizar su escaso tiempo para poder cumplir con todas las tareas domésticas a las que están comprometidas dado sus roles de género.

-          Están cortadas en algunos tramos, y tienen “ceda el paso” lo que implica un mayor gasto de energía para retomar el movimiento. Esto, en contra de la escasez de tiempo de las mujeres y de los efectos de la carga que usualmente llevan: carteras, compras, y/o niños.

-          Tienen objetos que impiden o entorpecen el paso y son provocadores de eventuales accidentes. Hay ciclovías con árboles al medio (Ej: Dublé Almeyda), paraderos de buses (Ej: Av. Vicuña Mackenna)  y usualmente con bolsas de basura o cadáveres de animales urbanos atropellados por automovilistas (Ej: Avenida Departamental). Esto, en contra de una de las preocupaciones centrales de las mujeres ciclistas: la seguridad para sí mismas y sus cargas.

-          Son angostas, y no cabe un triciclo. Incluso a veces caben dificultosamente dos bicicletas en posta (Ej: Antonio Varas). Esto, en contradicción de la misma ley, que obliga a bicicletas y triciclos a transitar por ellas cuando existieran.

-          Son obligatorias: las ciclistas, entonces, son forzadas a usar una vía inadecuada para su transporte, su seguridad, y su ahorro de tiempo y energía. Por lo tanto, pueden constituir un desincentivo del uso de la bicicleta en mujeres.

Todo esto sin mencionar, por ejemplo, que en regiones y sectores rurales de Región Metropolitana la bicicleta es LA ALTERNATIVA, ciudades y poblados en que por espacio, es impensable que ciclistas y peatones puedan transitar sin problemas.

Siempre hemos defendido y abogado por los espacios tanto de peatones y automovilistas como de ciclistas, también somos peatones y manejamos vehículos motorizados en ocasiones, sin embargo reiteramos: esta modificación no hace más que proteger y dar más espacios a los automovilistas, ya que peatones y ciclistas siguen siendo relegados al menor espacio, pone en riesgo aún mayor a las mujeres por las deficiencias de infraestructura que presentan las actuales ciclovías.

 

TwitterFacebookGoogle bookmarkDel.icio.usDigg
Buy cheap web hosting service where fatcow web hosting review will give you advices and please read bluehost review for more hosting information.
Copyright © 2017 MACLETA - Mujeres Arriba de la Cleta. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.
Free Joomla Templates designed by Web Hosting Top