Artículos

"Los ciclistas no debemos bajar la marcha y debemos seguir usando la calle"

Publicado en Jueves, 22 Mayo 2014 Escrito por María José González

Soy María José, ciudadana de la comuna de la Florida y les voy a hablar de mi experiencia como ciclista. Me atropelló un auto el 2003, tuve la tremenda suerte que no me quebré ningún hueso, ni tampoco azoté mi cabeza contra el suelo ya que caí con el brazo protegiéndome. Tras esa experiencia entendí que en la calle es necesario andar con los ojos abiertos, mirando y escuchando la ciudad, entendiendo cómo funciona y previniendo el actuar del automovilista y peatón. Con esa experiencia me quedé y todos los días cuando salgo de mi casa activo los sentidos y comienzo el pedaleo diario hacia la pega. Uso una calle súper concurrida de la florida, donde se hacen tacos enormes ya que la cantidad de autos que hay en mi comuna, es inconmensurable, al menos para mí, es infinita a esa hora de la mañana. Veo un montón de ciclistas que usan la misma ruta que yo, algunos van por la vereda, otros por la calle, de hecho, ya conozco de vista a la mayoría y se cómo se mueven.

El día martes 13, salí de mi casa como siempre, pedaleé por las calles de La Florida en dirección al centro de Santiago, hasta que llegué a la intersección de Froilán Roa esquina Mirador azul, cuando vi una escena horrorosa: Un cuerpo tirado en el suelo, tapado con una frazada. Más allá, una bicicleta y antes de todo los carabineros y un taco inmenso. Freno, miro y 5000 pensamientos me emborrachan la mente. Pienso en mí, en mis amigos ciclistas, en mi familia, en la familia del fallecido. Me pongo a llorar, digo un par de garabatos, miro a los autos, a otro ciclista que iba conmigo, los dos queriendo decir algo. Me quedé en silencio. Me incorporé, seguí mi camino medio mareada, con lágrimas en los ojos y agradeciendo estar viva, en contraposición de la rabia inmensa que sentía contra esta ciudad que está enferma , llena de autos, de gente inconsciente, gente dormida en los brazos del sistema. Sentí dolor, tuve miedo y me cuestioné muchas cosas, entre ellas pensé en la gente que se levanta temprano, que madruga para poder llegar a la hora a sus trabajos y que tiene que hacerlo luchando contra el Transantiago, aguantando horas eternas de viaje, amargándose la mañana y soportando tacos y aglutinamiento de gente por todos lados. Pensé en las cifras que muestran la cantidad de autos que hay en Santiago, pensé en la controversia que han causado las cicletadas, pensé en los conductores inescrupulosos que pasan a 70 km por hora o más, a 50 cms tuyo, creyendo que eres de goma y sintiéndose dueños de la calle. Pensé también en los partes que están sacando los carabineros a los ciclistas que van sin casco, incluso porque no llevas reflectante en tu ropa y recordé con mucha pena e impotencia, a todos los ciclistas muertos por conductores sin conciencia. Es una locura…

El ciclista atropellado y asesinado por un camionero, era un ciclista legendario, de los de antaño, de los cuales la bicicleta ha sido su compañera en variadas hazañas. Fue asesinado a 3 cuadras de su casa a las 7 de la mañana, en las cercanías del inaugurado hospital de La Florida.  Ese ciclista como muchos otros había sufrido más de una vez la embestida de un camión, de una micro, de un auto y de un taxi-colectivo en su vida de ciclista. Tal y como al día de hoy, lo hemos sufrido todos. Yo me pregunto ¿Hasta cuándo tendremos que aguantar la inconsciencia de los conductores? ¿Hasta dónde llega la desinformación? En vez de gastar dinero en hacer ciclovías sin pies ni cabeza se debería implementar un plan de educación ciclovial en Santiago y a nivel país, que contemple informar a los peatones acerca de sus derechos en la calle, informar a los automovilistas para que estos respeten a los ciclistas y peatones, como consecuencia, informar acerca de los derechos y deberes a los ciclistas de esta manera mitigar la segregación de estos en la calle y los bajamos de la vereda. ¿Quién dijo que el casco te sirve en caso de que un auto te tire la carrocería encima a 50 kms por hora? Cuando se sabe que en un impacto de 48 kms/h, el 45% de los peatones muere el 50% queda herido y el 4% queda ileso y en Santiago la velocidad máxima llega a los 70 kms por hora y esa medida te mata y si vives quedas gravemente herido y con secuelas graves. ¿Por qué todos los planes cicloviales se reducen al centro de Santiago? Si bien, la florida es una comuna pionera en implementar las “zonas 30”, donde la circulación de los vehículos baja de los 70 km/h permitidos a 30 km/h, gracias a la habilitación de lomos de toro, señalética y demarcación especializada para facilitar el tránsito de bicicletas y peatones hacia el metro y mall Floridano, aún sigue siendo una medida inconsistente, ya que la mayoría de los ciclistas que circula por esta comuna en bicicleta, se dirige a sus trabajos hacia el centro de Santiago todas las mañanas, por las calles más congestionadas como lo son Avda La Florida, Avda Colombia/Froilán Roa y Vicuña Mackenna, entonces es aquí en donde debería haber un plan consistente en donde se demarquen estas calles y se conviertan en zonas 30 al menos hasta donde termina la comuna, en Departamental, ya que en las avenidas es donde más peligroso se hace el tránsito de los ciclistas porque hay vías exclusivas para el transporte público pintadas por el lado derecho de la calzada, lugar por donde todos los ciclistas deberíamos andar.

En conclusión, para que los ciclistas de antaño, como el asesinado el pasado martes 13 sigan usando su bicicleta y transitando diariamente sin sufrir las embestidas de ningún auto, para que la señora que va al supermercado a comprar mercadería para la semana y transita por la vereda, pueda bajarse de ella y andar con toda seguridad sin sufrir el acoso callejero de automovilistas inescrupulosos y para que todos los que vamos al trabajo, lo hagamos sin temor a ser atropellados por automovilistas furiosos, necesitamos poner en marcha un plan de acción para informar a la ciudadanía sobre educación vial, necesitamos menos partes a ciclistas y más conciencia de los automovilistas para desplazarse con una velocidad prudente y más información de los carabineros a la ciudadanía. No necesitamos más ciclovías mal hechas que nos segregan de la calle, los ciclistas no debemos bajar la marcha y debemos seguir usando la calle, para demostrar que si se puede transitar y que somos una gran masa de gente que se mueve por la cuidad con este medio de transporte y también como ciudadanos necesitamos respetarnos para poder vivir en una ciudad tranquila.

TwitterFacebookGoogle bookmarkDel.icio.usDigg
Buy cheap web hosting service where fatcow web hosting review will give you advices and please read bluehost review for more hosting information.
Copyright © 2017 MACLETA - Mujeres Arriba de la Cleta. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.
Free Joomla Templates designed by Web Hosting Top